Licor digestivo ¿Mito o realidad?

Licor digestivo ¿Mito o realidad?

El comensal termina de comer y beber satisfecho, toma café, y quiere más, porque se siente feliz en ese instante. Creo que ese es el motivo fundamental por el cual pide un licor digestivo, para continuar la fiesta con un pequeño trago, mientras se decide si darla por finalizada, pedir una copa más larga, o marcharse a continuar la fiesta en otro lugar. Hoy en día el digestivo es la excusa para tomar un trago independientemente du su perjuicio o beneficio sobre nuestra digestión.

Los licores (hablamos de orujos, destilados de hierbas, licores de limón, naranja o café entre otros) nos ayudan a favorecer la digestión de una comida basándose en el supuesto poder del alcohol para estimular la secreción gástrica. Basándose en el supuesto!

Apenas hay estudios sobre los efectos del consumo de los distintas bebidas alcohólicas sobre la secreción gástrica que pudiesen justificar su empleo después de las comidas.

En realidad, ciertas bebidas alcohólicas sí que estimulan la secreción de jugos, pero son solo las de graduación baja o intermedia.

Estas bebidas más moderadas, como un vino dulce de postre o un espumoso, por ejemplo, además de aumentar la secreción gástrica (abrir el apetito), si se toman después de comer, modifican el vaciamiento gástrico, por un efecto directo sobre la musculatura del estómago, “por lo que ayudan a la digestión de los alimentos en el intestino delgado”, según coinciden los expertos.

Captura de pantalla 2015-09-06 a la(s) 16.47.41

Todo lo contrario que el alcohol (etanol) a dosis altas, que no solo no aligera la digestión, sino que “es un gran irritante de la mucosa gástrica, capaz de producir una gastritis hemorrágica”.
Recordemos que la graduación de los llamados “licores digestivos” suele estar por encima de los 25º (llegando en ocasiones a los 60º), frente a los 13º o 14º del vino y los 5º de la cerveza más común.

La fe en las propiedades digestivas de los licores no es nueva. Los aguardientes y licores, tal como los concebimos actualmente, nacen con fines terapéuticos, vinculados con el progreso del arte de destilar de los árabes, alcanzado en el siglo VIII su máximo exponente.

Captura de pantalla 2015-09-06 a la(s) 16.47.49

Puedes hacer que tus jugos gástricos salgan a darlo todo ahí dentro recurriendo a técnicas más saludables, podemos conseguir el mismo efecto con otros productos, como por ejemplo, los caldos o consomés, que al contener determinados péptidos como carnosina, anserina o balerina, también estimulan la secreción gástrica sin contener alcohol.

Por las mismas razones, tal vez sería más interesante tomar una taza de consomé después de una comida pesada que tomar una bebida alcohólica.

No me imagino a ningún español pidiéndome un consomé después del café por muy sano que sea, en la mayoría de los caso lo que prevalece es el disfrute.

Captura de pantalla 2015-09-06 a la(s) 16.47.58

Tras una comida pesada, existen también medidas muy saludables como salir a dar un paseo, esta sin duda seria las más recomendable, pero… tampoco estaría nada mal terminarla con una buena infusión, darle un respiro al estomago para después abordar un estupendo gin tonic con una buena conversación.
Ya sabes, come y bebe con moderación e inteligencia y la vida será un placer.

Un beso,
Paco Aviñó

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

anuncio_00
anuncio_00
anuncio_00
anuncio_00